Ir al contenido principal

CONFESIONES (Viene de no se fuma)

Vivo en una jaula, eso es mi casa. Todo tiene que estar siempre ordenado y limpio, cosa que por una parte me parece bien, la limpieza e higiene a mi también me gusta, no solo a ella; pero es desesperante, para Josefa es una obsesión enfermiza. No puedo tomar una cerveza en casa ni siquiera los domingos, tumbado en el sofá, o sentado en mi sillón favorito viendo la televisión; yo no digo que tenga por que ser fútbol lo que vea, un documental interesante estaría bien, pero no me deja, algunas veces me pregunto el por qué me casé con ella.




Sé que Josefa no me quiere tan poco, se casó con migo porque le hice caso en lo de no fumar nunca más si quería estar a su lado, ella me vio un hombre dócil y manejable, no fue amor. Pero que podía hacer yo, en aquellos años, estaba mal visto las relaciones sexuales entre hombres y para aparentar lo que en realidad no soy y no disgustar a mis padres, vi una salida equivocada casándome con ella.



Hay días en los que me da pena, es tan patética, y no se entera; si supiera que sí fumo, y lo bien que me lo paso cuando estoy con mis amantes, ellos me dejan fumar en la cama y en cualquier parte de sus casas. Entonces es cuando me libero de mi cárcel.

Hoy es un buen día para estas reflexiones, voy hablar con ella, se lo cuento, y si decide irse que se vaya, en la actualidad las cosas han cambiado, ya no tengo porque esconderme detrás de una familia. Ella lo tomará mal, pero mis hijos lo entenderán, los conozco bien, los quiero; a ella pensaba que con el tiempo le tomaría cariño, aprecio, por lo menos eso, pero ha sido lo contrario, le tengo una manía, que no puedo más. No soy el único, noto que a otras personas les pasa lo mismo, la aguantan por educación, pero no tiene ni amigas. Me comprometo a ayudarla en todo lo que sea, no quiero dejarla tirada, es la madre de mis hijos al fin y al cabo.



Hoy me libero y salgo del armario.



Fdo.- Angora

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE UN EMO

Los días como hoy fríos y lluviosos, me encierro en mi mundo, en mi ordenador y en mis fantasías, me agarro al teclado igual que un naufrago a su tabla, como aquel pianista fracasado. Pero hoy no me salen palabras para escribir nada, ninguna historia, ni triste, ni amarga, ni dulce, ni alegre; solo me salen movimientos automáticos de mis dedos sobre las letras, que aporean teclas sin sentido, y no conjugan nada. Mi enfado me lleva a la desesperación y esta a la frustración de que en este mundo de literatura no tengo lugar. Lo he intentado, pero no, no encajo en vuestra comunidad, nunca seré aceptado como uno más, ni siquiera cono escritor mediocre, mi desánimo me ha llevado ha escribir esta carta. Quizás no vuelva a ponerme en contacto con vosotros, ni sepáis más de mí, tan solo, algunos de vosotros leréis una esquela en el periódico. Para entonces ya será demasiado tarde, ya no estaré aquí, ni para leeros, ni para que me leáis.




Y en ese preciso momento, cuando estéis mirando la págin…

En la nieve Campo de Criptana.

EL CORAZÓN DEL SOLDADITO DE PLOMO Y LA BAILARINA.