Ir al contenido principal

EL ALBAICÍN

En una pequeña villa de la mancha, con callejuelas estrechas y muy empinadas, ya que está anclada en un cerro coronado por diez molinos de viento, tan blancos como las fachadas encaladas de las casas del barrio. En este mismo barrio hay una calle llamada Sansón Carrasco, es demasiado estrecha con sus zócalos pintados de añil, que reflejan un cielo del mismo color sobre sus gigantes, ya los bautizó así un gran hidalgo. En esta calle sin salida, para vehículos de ruedas, ya que termina en unas escalinatas con muralla, vive Carmen, es una joven adolescente de pelo corto y color castaño claro, de estatura más bien baja y muy delgada, sus ojos almendrados, no reflejan una total felicidad; pues en este barrio, los habitantes escasean de medios económicos y de los menores el permitirse ir al colegio. Carmen pasa todo el día en la calle, haga frío, llueva, truene, o sea un día de calor. El resto de jóvenes de su edad, suben a la sierra a ver sus molinos y tomar su botellón; como en otras partes del país, lo dejan todo muy sucio, no ven las papeleras ubicadas una al lado de cada gigante de aspas de madera; entonces aparece Carmen con su desparpajo a recoger el vidrio, para llevarlo a reciclar y ganar algunas monedas que le permitan comer ese día.



Al llegar la primavera, el cerro y sus molinos se llena de turistas con caras atónitas al contemplar tan bello lugar y su paisaje manchego, todos con cámara en mano, unos haciendo fotos, otros prefieren grabar el momento y no capturarlo. Carmen se pasea mal vestida por el lugar, con su viejo chandal raído y sus deportivas maltratadas por el tiempo que las lleva usando sin tener para cambiarlas; los turistas que la confunden siempre con un chaval le piden que les haga fotos para salir todos juntos y a la vez, así Carmen obtiene unas jugosas propinas.



En la otra parte del pueblo a la falda del cerro, las calles son un poco más anchas, incluso hay edificios de más de tres alturas o plantas, pero nunca se ve por estas calles a Carmen, ni siquiera de caminar para ir a la iglesia o a comprar. Ella es una pieza del paisaje de la sierra, junto a sus molinos que la están viendo crecer, no conoce nada más de la localidad, solamente su barrida, el Albaicín.



Fdo.- Angora

http://www.youtube.com/watch?v=-RAwncXBqwc

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE UN EMO

Los días como hoy fríos y lluviosos, me encierro en mi mundo, en mi ordenador y en mis fantasías, me agarro al teclado igual que un naufrago a su tabla, como aquel pianista fracasado. Pero hoy no me salen palabras para escribir nada, ninguna historia, ni triste, ni amarga, ni dulce, ni alegre; solo me salen movimientos automáticos de mis dedos sobre las letras, que aporean teclas sin sentido, y no conjugan nada. Mi enfado me lleva a la desesperación y esta a la frustración de que en este mundo de literatura no tengo lugar. Lo he intentado, pero no, no encajo en vuestra comunidad, nunca seré aceptado como uno más, ni siquiera cono escritor mediocre, mi desánimo me ha llevado ha escribir esta carta. Quizás no vuelva a ponerme en contacto con vosotros, ni sepáis más de mí, tan solo, algunos de vosotros leréis una esquela en el periódico. Para entonces ya será demasiado tarde, ya no estaré aquí, ni para leeros, ni para que me leáis.




Y en ese preciso momento, cuando estéis mirando la págin…

En la nieve Campo de Criptana.

EL CORAZÓN DEL SOLDADITO DE PLOMO Y LA BAILARINA.