Ir al contenido principal

TESTIMONIO DE UNA MADRE

No sé si ustedes alguna vez se han sentido así, pero espero que me comprendan. Es un mal estar general, con un dolor muscular en todo el cuerpo, pero no es de la gripe, aunque también la tengo.




Me duelen los brazos de los manotones que recibí de ella, si, de mi hija, ayer me estuvo pegando, y al final se fue de casa, porque la eché yo.



A principios de año, me dije a mi misma que todo iba a cambiar, que ya estaba cansada de que todos se subieran a mi chepa y me pisotearan, despedí el año escuchando un “vete a tomar por culo” y recibí el nuevo con un “vete a hacer ostias” y esto tenía que cambiar como fuera. Les di un tiempo de tregua de adaptación, ha transcurrido mes y medio, casi dos desde que estrenamos el 2011 y la cosa no ha cambiado, por ello es el momento de tomar mis represalias, ya está bien de tanto aprovechamiento.



He dejado bien claro que no me tienen que subir el tono de voz cuando se dirijan a mi, que me tienen que respetar como mujer y como persona. Él me fue infiel, y me tuve que enterar la última, y cuando llevaba mucho tiempo haciendolo. Me robaron el ordenador portátil de mi coche y fue una persona de mi confianza, me repudió la hermana de él, de mi pareja infiel. Motivos más que suficiente, para que mi estabilidad emocional se tambalerara. Mi hija se quedó a vivir en Sevilla, con la perdida económica que me llevo, pues tuve que ayudarla y lo hice de mucho agrado, pues sé que en este pueblo no hay futuro y es bueno que tenga iniciativa y busque un sitio mejor para labrarse el suyo.



Llegó el invierno, y regresó a casa al quedarse sin trabajo, le ayudé para que volviera, y mi ánimo se levanto, ya estaba más contenta, con mi hija en casa. Pero, como casi siempre, hay un pero, no me había repuesto económicamente de la ayuda prestada durante su tiempo en Sevilla, cuando me quitó dinero, con la consecuencia de tener que retrasar el pago de mis recibos pendientes, me vuelve a quitar y no solo de segundas, sino de terceras y de cuartas, me dejó la cuenta del banco a cero. Con la solución de abrir una nueva cuenta donde ella no estuviera de titular, ni nada. Esto para mi ya era duro de asimilar, pues me sentía mal, como si la estuviera desheredando. Un dinero que me dió en metálico mi hermano, decidí no llevarlo al banco, pues en Navidades, se suele ir a sitios donde solo cobran en metálico y pensé que estaría mejor guardado en casa, ya que los cajero en esas fiestas suelen dejarlos vacíos o romperse y tenerlo más amano por si los necesitaba. Pero un lunes por la mañana los revisé y estaban, al llegar la tarde, ya me los había quitado ella, No paró aquí, entre medias me ha ido quitando pequeñas cantidades de mi cartera, me refiero a veinte o cincuenta euros. Una mañana salgo de casa con trescientos euros que tengo que llevar al banco para pagar unas cosas, ya que en la cuenta no me quedaban, pero mi sorpresa fue cuando comprobé que me faltaban cien, me había vuelto a quitar.



Esta semana, no he tenido dinero ni en casa, ni en la cuenta del banco donde ella está de titular con migo, y como no podía quitarme, y no llegó ni a pedirmelo, se puso echa una furia agrediendome verbal y físicamente, por ello, con mi dolor en el alma, más por las medidas que tuve que tomar que por los golpes, le dije que se fuera de casa.



Llevo cuatro días sola, con fiebre, vomitando y con colitis, ahora pienso que es un castigo por echar a mi hija de casa. No sé si tengo una depresión, o un sentimiento de culpa y mi remordimiento. Siempre la he querido y la quiero, deseo que se lo esté pasando feliz, pero tengo miedo de que la estén engañando y al no tener el dinero que antes me quitaba le den de lado y la hagan sufrir, ella sola no se ha podido gastar tanto dinero en tan poco tiempo, se lo han tenido que estar sacando, y si está metida en algo turbio y en un mundo difícil de salir como las drogas. ¿quién la va ha ayudar? Los que la han metido está claro que no.



Quiero que mi pequeña vuelva a casa.



Quiero que el álien que la ha poseído se aleje de ella.



Quiero tenerla entre mis brazo,s acariciarla y tranquilizarla.



Quiero besarla como antes de la pesadilla.



Quiero que sepa, que estoy aquí, de su lado, para ayudarla.



                                                                  ANGORA



Fotografía: Letty Kundy kush


(LOS PERSONAJES SON FICTICIOS, CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD, ES PURA COINCIDENCIA)





Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE UN EMO

Los días como hoy fríos y lluviosos, me encierro en mi mundo, en mi ordenador y en mis fantasías, me agarro al teclado igual que un naufrago a su tabla, como aquel pianista fracasado. Pero hoy no me salen palabras para escribir nada, ninguna historia, ni triste, ni amarga, ni dulce, ni alegre; solo me salen movimientos automáticos de mis dedos sobre las letras, que aporean teclas sin sentido, y no conjugan nada. Mi enfado me lleva a la desesperación y esta a la frustración de que en este mundo de literatura no tengo lugar. Lo he intentado, pero no, no encajo en vuestra comunidad, nunca seré aceptado como uno más, ni siquiera cono escritor mediocre, mi desánimo me ha llevado ha escribir esta carta. Quizás no vuelva a ponerme en contacto con vosotros, ni sepáis más de mí, tan solo, algunos de vosotros leréis una esquela en el periódico. Para entonces ya será demasiado tarde, ya no estaré aquí, ni para leeros, ni para que me leáis.




Y en ese preciso momento, cuando estéis mirando la págin…

En la nieve Campo de Criptana.

EL CORAZÓN DEL SOLDADITO DE PLOMO Y LA BAILARINA.