Ir al contenido principal

LIGHT MY FIRE

http://www.youtube.com/watch?v=6O6x_m4zvFs&feature=player_embedded

El día de mi nacimiento en alguna parte sonaba esta canción. Al llorar y respirar, fue lo primero que escucharon mis oidos en este mundo y desde entonces ya me gustaron The Doors.




Lloré con la muerte de Jim Morrison.



Lloré por el niño que pasó hambre.



Lloré por las guerras que inició la humanidad.



Lloré por esos amigos que se apearon del tren al llegar a la estación, del fin de su viaje por la vida.



Lloré por ti padre, lloré en el mes de julio cuando te marchastes. Aún sigo llorando tu muerte, después de casi cuatro años, pero nunca dejaré de amarte, siempre te llavare con migo en mi corazón.



Lloré por muchas cosas que me han ocurrido en esta vida.



Ya no me quedan lagrimas para llorar. Solamente el dolor de mi alma.



Pero aún así he aprendido a sonreir.



Sonrio cada mañana al despertar.



Sonrio cuando me mira y se que está a mi lado.



Sonrio por ti madre, y por mis hermanos, pero sobre todo sonrio por mi hija.



Es mejor que me vean sonreir, pero todaviá quedan cosas por las que llorar.



ANGORA



Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE UN EMO

Los días como hoy fríos y lluviosos, me encierro en mi mundo, en mi ordenador y en mis fantasías, me agarro al teclado igual que un naufrago a su tabla, como aquel pianista fracasado. Pero hoy no me salen palabras para escribir nada, ninguna historia, ni triste, ni amarga, ni dulce, ni alegre; solo me salen movimientos automáticos de mis dedos sobre las letras, que aporean teclas sin sentido, y no conjugan nada. Mi enfado me lleva a la desesperación y esta a la frustración de que en este mundo de literatura no tengo lugar. Lo he intentado, pero no, no encajo en vuestra comunidad, nunca seré aceptado como uno más, ni siquiera cono escritor mediocre, mi desánimo me ha llevado ha escribir esta carta. Quizás no vuelva a ponerme en contacto con vosotros, ni sepáis más de mí, tan solo, algunos de vosotros leréis una esquela en el periódico. Para entonces ya será demasiado tarde, ya no estaré aquí, ni para leeros, ni para que me leáis.




Y en ese preciso momento, cuando estéis mirando la págin…

En la nieve Campo de Criptana.

EL CORAZÓN DEL SOLDADITO DE PLOMO Y LA BAILARINA.