Ir al contenido principal

TERMINAR SOLA.

     No ha cambiado mucho en apariencia física, siempre ha estado igual, con su pelo moreno rizado y muy cortito, lo suele llevar engominado peinado hacia tras; sus pantalones y siempre con blusas de color blanco o de celeste muy claro. Pero en su interior si ha cambiado y mucho. Su forma de ser es la misma pero no sus actos, en su juventud vivía plenamente rodeada siempre de mucha gente, era la invitada en todas las fiestas, pero sus conocidos se fueron quedando por el camino, mientras ella seguía adelante, sin parar y sin mirar atrás. Ahora la ves por los actos sociales sola, sin nadie que la acompañe, en sus noches de ensueño hay momentos muy divertidos, pero en otros salen a flote los fantasmas de sus recuerdos y hay quien la ha visto llorar.
     Nunca se casó, amaba demasiado su libertad, sin embargo aún vive en la casa familiar con sus padres, pretendientes no le faltaron pero ella los rechazó, nadie sabe sus motivos, pero quizás ella pensó que todo seguiría para siempre igual, que no cambiaría nada con el paso de los años, pero se equivocó, y no lo lamenta, ella vive bien, pero su pecado no es el envejecer sino el haber sido joven. Su vida ha transcurrido parecida a la de Dorian Gray,  pero sin un amor junto al que envejecer.

Fdo.- Angora

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE UN EMO

Los días como hoy fríos y lluviosos, me encierro en mi mundo, en mi ordenador y en mis fantasías, me agarro al teclado igual que un naufrago a su tabla, como aquel pianista fracasado. Pero hoy no me salen palabras para escribir nada, ninguna historia, ni triste, ni amarga, ni dulce, ni alegre; solo me salen movimientos automáticos de mis dedos sobre las letras, que aporean teclas sin sentido, y no conjugan nada. Mi enfado me lleva a la desesperación y esta a la frustración de que en este mundo de literatura no tengo lugar. Lo he intentado, pero no, no encajo en vuestra comunidad, nunca seré aceptado como uno más, ni siquiera cono escritor mediocre, mi desánimo me ha llevado ha escribir esta carta. Quizás no vuelva a ponerme en contacto con vosotros, ni sepáis más de mí, tan solo, algunos de vosotros leréis una esquela en el periódico. Para entonces ya será demasiado tarde, ya no estaré aquí, ni para leeros, ni para que me leáis.




Y en ese preciso momento, cuando estéis mirando la págin…

En la nieve Campo de Criptana.

EL CORAZÓN DEL SOLDADITO DE PLOMO Y LA BAILARINA.