Ir al contenido principal

EL ÁRMARIO VIAJERO.

El día que decidí irme de mi casa, solamente me llevé a mi hija, siendo aún un bebé de dieciocho meses; me marché con lo puesto y poco más. Allí dejé los muebles, la ropa nuestra, la del hogar y todos los menajes de cocina. No quería nada que me trajera malos recuerdos de la vida que dejaba atrás, y si alguna vez vivía en otra casa, me decía a mí misma que tenían que ser cosas nuevas. Casa nueva, muebles nuevos.




Cuando llegué a casa de mis padres, no tenía donde guardar mi ropa ni la de la niña. Así que me compré un ármario, no muy grande, solo de tres puertas, pero como no tenía muchas cosas era suficiente, además no podía gastar más en uno grande. Con el tiempo el ármario se llenó, incluso casi faltaba sitio.



Hace ahora once años, me dieron las llaves del piso donde vivo, me traje con migo el ármario, se tuvo que desarmar y volver a montar, fueron muchos kilómetros en aquella furgoneta hasta llegar a mi nueva casa.



Al principio fue el único que tuve y lo coloqué en el dormitorio principal. Pero Angel se vino a vivir con migo, se nos hizo pequeño para guardar las cosas de los dos, tuvimos que comprar otro más grande, pero esta vez fué un dormitorio completo. El ármario mío lo cambié de lugar, otra vez a desmontar y en su nueva habitación montar.



Aproximadamente hace dos años, los albañiles nos construyeron una casa en el campo, yo necesitaba un ármario y tomé la decisión de llevar este, y no otro, viajó solamente tres kilómetros, y allí está, lleno, con la ropa de verano que usamos los tres cuando pasamos lo meses calurosos del año.



Hoy 18 de noviembre del 2010, cumple mi viejo ármario su mayoria de edad.



Fdo.- Angora





Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE UN EMO

Los días como hoy fríos y lluviosos, me encierro en mi mundo, en mi ordenador y en mis fantasías, me agarro al teclado igual que un naufrago a su tabla, como aquel pianista fracasado. Pero hoy no me salen palabras para escribir nada, ninguna historia, ni triste, ni amarga, ni dulce, ni alegre; solo me salen movimientos automáticos de mis dedos sobre las letras, que aporean teclas sin sentido, y no conjugan nada. Mi enfado me lleva a la desesperación y esta a la frustración de que en este mundo de literatura no tengo lugar. Lo he intentado, pero no, no encajo en vuestra comunidad, nunca seré aceptado como uno más, ni siquiera cono escritor mediocre, mi desánimo me ha llevado ha escribir esta carta. Quizás no vuelva a ponerme en contacto con vosotros, ni sepáis más de mí, tan solo, algunos de vosotros leréis una esquela en el periódico. Para entonces ya será demasiado tarde, ya no estaré aquí, ni para leeros, ni para que me leáis.




Y en ese preciso momento, cuando estéis mirando la págin…

En la nieve Campo de Criptana.

EL CORAZÓN DEL SOLDADITO DE PLOMO Y LA BAILARINA.