Ir al contenido principal

CON LA MESA PUESTA

Estamos en casa, los dos solos, como todos los sábados, nos tomamos unos vinos antes de comer, mientras se termina de hacer lo que está puesto en el horno, yo saco del aparador esas dos copas grandes de cristal de bohemia que tanto me gustan, él descorcha la botella, sirve las dos copas, brindamos como tantas veces, nos gusta hacerlo cada vez que empezamos botella. Pero hoy él está más alegre, tiene un brillo extraño en la mirada, algo diferente, pero no sospecho nada.




Me ayuda a preparar la mesa, cosa que nunca hace, porque siempre mira la televisión, mientras yo lo hago. Ponemos el mantel bordado, la botella de vino en el medio de la mesa, un plato en frente del otro, los cubiertos en su sitio correspondiente, otras dos copas limpias, las dos servilletas, una a cada lado de su plato; sale del salón y yo espero sentada a que traiga el asado, pero aparece por la puerta con un ramo de rosas, amarillas, sabe que son las que me gustan, le pregunto: -¿A qué se debe esto? Son preciosas.



A lo que él me responde con otra pregunta, – ¿que tal si nos casamos?



Me enseña un anillo, me lo pone en mi dedo anular y me besa en los labios, me acaricia la cara, no me pude resistir y le dije que si.



Me abraza, me besa de nuevo, me toma en sus brazos y me acerca al sofá. Me acaricia el pelo, su mano baja poco a poco despacito, desde mi nuca hasta la cintura, empieza a desabrocharme la blusa, yo le quito la camisa, su mano ahora se pasea por mi muslo, debajo de la tela de la falda. Nuestra pasión se enciende cada vez más y nos unimos para fundirnos en el sofá.



Fdo.- Angora

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE UN EMO

Los días como hoy fríos y lluviosos, me encierro en mi mundo, en mi ordenador y en mis fantasías, me agarro al teclado igual que un naufrago a su tabla, como aquel pianista fracasado. Pero hoy no me salen palabras para escribir nada, ninguna historia, ni triste, ni amarga, ni dulce, ni alegre; solo me salen movimientos automáticos de mis dedos sobre las letras, que aporean teclas sin sentido, y no conjugan nada. Mi enfado me lleva a la desesperación y esta a la frustración de que en este mundo de literatura no tengo lugar. Lo he intentado, pero no, no encajo en vuestra comunidad, nunca seré aceptado como uno más, ni siquiera cono escritor mediocre, mi desánimo me ha llevado ha escribir esta carta. Quizás no vuelva a ponerme en contacto con vosotros, ni sepáis más de mí, tan solo, algunos de vosotros leréis una esquela en el periódico. Para entonces ya será demasiado tarde, ya no estaré aquí, ni para leeros, ni para que me leáis.




Y en ese preciso momento, cuando estéis mirando la págin…

En la nieve Campo de Criptana.

EL CORAZÓN DEL SOLDADITO DE PLOMO Y LA BAILARINA.