Ir al contenido principal

JORGE

Jorge, era un chico tranquilo, no le gustaba el deporte, pero sí amaba la música, se pasaba las horas escuchando sus canciones favoritas, en la ducha, en su cuarto, en el coche, cualquier sitio era bueno para ello.

Es hijo único, no tiene hermanos; pero si un padre muy autoritario, es sacerdote y párroco de una iglesia de barrio.

Su niñez, no fue como la de los demás niños de su edad, y en su adolescencia se la pasó detrás de María, una joven rebelde y despreocupada.

Cierto día, decidieron irse del pueblo, lo hicieron sin miramientos, Jorge lo tenía muy claro, estaba cansado de ser el marginado del pueblo, y que su padre no le hiciera caso, se marchó con María.

Vivieron muchas aventuras juntos, pero Jorge se dio cuenta, María nunca lo amaría, para ella solamente era su compañero de viaje en la vida, pero como un amigo.

Cuando María le confesó que estaba embarazada de un hombre casado, él le ofreció su ayuda, pero ella, una vez más lo rechazó, y él decidió irse a Europa. Las aventuras de Jorge por Europa es otra historia, ya que él nunca se casó, sus aventuras amorosas, solo fueron pasajeras con gente bohemia; un pintor, un actor, un taxista. Trabaja de camarero, primero en las discotecas de moda en ese momento, luego gerente de restaurantes de postín, ahora regenta su propio local.

Jorge volvió a su país, a su pueblo, para visitar a su padre, pasa allí el día de Acción de Gracias, y las Navidades, nunca más se cruzó en su camino con María.

Fdo.-  Angora

Comentarios

  1. Nota aclaratoria: Jorge es otro personaje, no menos importante, de "Sintiendo"

    ResponderEliminar
  2. Imagen del relato de Jorge Luis, de su albún Momentos de Inspiración.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTA DE UN EMO

Los días como hoy fríos y lluviosos, me encierro en mi mundo, en mi ordenador y en mis fantasías, me agarro al teclado igual que un naufrago a su tabla, como aquel pianista fracasado. Pero hoy no me salen palabras para escribir nada, ninguna historia, ni triste, ni amarga, ni dulce, ni alegre; solo me salen movimientos automáticos de mis dedos sobre las letras, que aporean teclas sin sentido, y no conjugan nada. Mi enfado me lleva a la desesperación y esta a la frustración de que en este mundo de literatura no tengo lugar. Lo he intentado, pero no, no encajo en vuestra comunidad, nunca seré aceptado como uno más, ni siquiera cono escritor mediocre, mi desánimo me ha llevado ha escribir esta carta. Quizás no vuelva a ponerme en contacto con vosotros, ni sepáis más de mí, tan solo, algunos de vosotros leréis una esquela en el periódico. Para entonces ya será demasiado tarde, ya no estaré aquí, ni para leeros, ni para que me leáis.




Y en ese preciso momento, cuando estéis mirando la págin…

En la nieve Campo de Criptana.

EL CORAZÓN DEL SOLDADITO DE PLOMO Y LA BAILARINA.