Ir al contenido principal

UNA HISTORIA DE NINFAS


LA LLEGADA DE MANOTO



EN UN PAIS TAN LEJANO DONDE LA IMAGINACION NO PUEDE ALCANZAR,...habitaban unas niñas que nunca habían visto a un niño. Un día extraño en el que el Sol desapareció por sí solo sin ninguna explicación. De forma repentina, apareció una nube de polvo amarillo y azul a la vez. Dentro de ella se encontraba un extraño huevo negro con lunares verdes.








Al pasar un mes una de la niñas celebraba su fiesta de cumpleaños y estaba triste porque no tenía regalos. Paseando por el campo, de repente se encontró sin saber como, delante de un huevo negro con lunares verdes que se estaba moviendo. Asustada quiso echar a correr para llamar a las demás niñas. Pero cual fue su asombro, cuando pudo comprobar que no podía mover los pies del sintió donde se encontraba. Estando ahora aún más asustada, quiso chillar, pero no pudo, al igual que no podía mover los pies, tampoco podía hablar, del susto no le salían las palabras que ella quería decir.

Cuando ya hubo pasado unos segundos, el huevo gigante de color negro con lunares veres, comenzó a moverse. Se rompió al salir rulando por una cuesta abajo muy empinada y chocar contra un árbol de caramelos. De allí salio una figura extraña, que se acercaba a ella, pero cuanto más cerca estaba de ella, menos miedo tenía, ya que pudo comprobar que se parecía a ella.

Una vez que estuvo al lado de ella, le preguntó la niña:
- ¿Quien eres?
- Soy Manoto y vengo de un cuento especial.
- ¿Y por qué has salido de tu cuento y has venido hasta aquí?
- Porque soy tu regalo de cumpleaños.
- Pero eres muy extraño.

Claro que era un poquitín raro, era un niño, como los de nuestro colegio, normal y corriente, con pelo moreno y corto y llevaba de ropa un chandal precioso. Pero a las niñas de aquel país les parecía que aquel joven era raro, ya que no era del todo igual a ellas.

Ellas eran todas muy guapas con una edad de 6 á 9 años las mayores, todas con un pelo en la cabellera largísimo y sin peinar, de un color verde, y sus vestidos eran de telas muy ricas y casi transparentes. Las niñas que habitaban este maravilloso y extraño país eran las ninfas del norte. Todas ellas aprendían a volar muchísimo antes que a hablar y andar.

Una vez que ya se le había pasado el susto por el extraño acontecimíento, la niña de pelo verde invitó a su regalo de cumpleaños a que la siguiera para presentarle a sus demás amigas, ya que estaba segura que se harían amigas del ser extraño cuyo nombre era Manoto.

Las habitantes de aquel maravilloso lugar, invitaron al niño a que se quedara en su país y le fabricaron una casita que era toda entera de algodón de colores. Pero como nunca habían visto a un personaje tan raro, todas lo invadían con una serie de preguntas, que algunas el niño Manoto no sabía contestar debido a su edad, era un poco joven para que él supiera la verdad de la realidad , ¿de dónde venia él?, y de como llegó a las tierras de las ninfas.

Él solamente sabía que en el comedor del colegio empezó a encontrarse con un extraño dolor en el dedo gordo del pie, y al paso de un tiempo comenzó a oír a sus compañeros cada vez como si hablasen desde más lejos, y de repente dejó de oírlos y de verlos. Durante su viaje en el huevo, solo recuerda, de una voz que le explicaba que iba a ser el regalo de una guapísima dama, a la cual el tenía que ayudar en su problema.









- ¿Cuál es nuestro problema? Nosotras vivimos bien y somos muy felices.


- No lo sé aún. Contesto Manoto.


Lo único que era explicable, es que era el único varón de allí, todo a su alrededor eran niñas muy valientes.


Después de dos años, seguían estando igual de jóvenes que el día de la llegada de Manoto al país de las ninfas. Él se preguntaba el por qué no envejecía nadie en ese país, era un poco aburrido el vivir siempre en armonía sin peleas y tampoco nacían niños nuevos. Cuando empezaba a querer investigar en ver el modo de volver a su casa, para poder discutir con sus papas y jugar con sus amigos. Empezó a sentir de nuevo esa sensación, que sintió el día de su marcha del comedor del colegio. Pensó que ahora regresaría a su hogar, pero lo deseaba tanto que una voz invisible le hablaba desde las aguas y le decía:
- No puedes marchar ahora, todavía no has cumplido tu misión, y el día que la cumplas, ya no querrás volver a tu hogar jamás, ya que se te olvidará el pasado a ti, igual que a los habitantes de estas tierras.

¡ Puff... !, desaparecieron las olas del agua; y se puso en camino para ir a buscar a su amiga, la ninfa que lo había encontrado el día del cumpleaños, ya que hoy hacía otra vez los años. En este día la ninfa cumplía 11.



La ninfa se había vestido con sus mejores ropas y llevaba un estupendo olor silvestre a flores, los ojos le brillaban más que nunca, y se convirtió al cabo de los dos años de la estancia de Manoto en el lugar, en la ninfa más guapa, y era además, más guapa incluso que nadie que Manoto podía recordar. En el momento que se vieron, bBenita la ninfa, sintió una sacudida extraña en el fondo de su pecho, sin saber que le estaba ocurriendo. Manoto al igual sintió que se le iba a salir el corazón, y se dio cuenta que se había enamorado de su ninfa bBenita. Entonces es cuando se dio cuenta de su misión, la cual era forma pareja con ella y procurar que nacieran niños en aquel país de fantasía. Así perdería su monotonía y sería más divertido.




Ella creyó estar enferma y se puso muy triste, porque creía que Manoto no iba a querer jugar nunca más con ella, y que ya no pasearían juntos por los jardines de árboles llenos de caramelo. Entonces ella se encerró en el fondo de un pozo, para que él no la viera sufrir.

Pero Manoto, estaba empeñado en cumplir su misión, además se había olvidado de su pasado, y lo único que recordaba era la imagen tan perfecta de bBenita, el día que se enamoró de ella.



Un día, que se puso a llover por primera vez en el lugar de las ninfas, todas andaban asustadas, porque no sabían lo que estaba sucediendo, con lo cual le tocó a Manoto el tener que tranquilizarlas a todas y llevarlas a un buen refugio. Fue entonces, cuando todas estaban reunidas cuando les preguntó una por una por su amada bBenita, pero ninguna sabían nada de ella desde hacia semanas.

Entonces se acercó una de ellas, la más joven y le dijo:
- Se está muriendo de tristeza porque le pasa algo extraño, yo sé donde está su escondite ven con migo y te llevaré con ella.
Él le preguntó:
- ¿Y tu cómo te llamas?
- Me llamo rRubí, porque soy la única que tengo el pelo rojo de todas nosotras.
- Muy bien rRubí, pongamonos en marcha, que yo sé lo que le pasa y puedo curarla.




Después de varios días caminando, llegaron al pozo, donde se encontraba bBenita. Bajaron los dos a por ella, él se quedó sorprendido, estaba más bella aún que él la recordaba. La cogió entre sus brazos y ella se creía que iba a morir entonces, porque le empezaron a temblar las piernas.

Una vez en el exterior del pozo, le dio Manoto un beso de amor, y le dijo:
- Este es tu mal. Estas sintiendo el amor, pero yo siento lo mismo por ti, y de lo único que yo recuerdo de mi país es que allí las mujeres como tú, se enamoran de hombres como yo.


Con todo lo sucedido, las demás ninfas soñaban con otro Manoto. Pero eso era casi imposible de ocurrir, hasta que no pasaran otros diez años por lo menos, ya que bBenita y Manoto, por el amor que sentían el uno por el otro, iban a tener un hijo, el cual sería un niño igual que su papa, entonces, ya habrían niños entre las ninfas, y después, esta pareja y otras nuevas que se formaron tuvieron más hijos varones, para poder tener a su vez nuevas parejas.








Cuando Manoto ya tenia casi 100 hijos, fruto de su amor por bBenita y casi 500 nietos, comprendió su misión, era la de procrear niños con su amada, para que no estuvieran niñas solas entre las ninfas.





Esta historia ocurrió hace miles de años, y todavía hay niñas y niños que aún acuden al pozo de los deseos para pedir un amor verdadero y eterno como el que sentían nuestros protagonistas: bBenita y Manoto.




Esta historia aún continuará mientras que tu tengas corazón, querido lector.


FIN

Fdo.- ANGORA

Comentarios

  1. UNA HISTORIA DE NINFAS
    La Llegada de Manoto.
    (fue escrita por la autora el 03-03-1999, pubicada ahora en esta blog)

    ResponderEliminar
  2. Publicación en ER DESVÁN http://erdesvan.wordpress.com/2010/10/20/i-certamen-de-relato-en-la-red-social-literaria-de-random-house-mondadori/

    ResponderEliminar
  3. 2ª, 3ª, 4ª y 5ª fotografias, elegidas de la galeria por la propia autora: Angora.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTA DE UN EMO

Los días como hoy fríos y lluviosos, me encierro en mi mundo, en mi ordenador y en mis fantasías, me agarro al teclado igual que un naufrago a su tabla, como aquel pianista fracasado. Pero hoy no me salen palabras para escribir nada, ninguna historia, ni triste, ni amarga, ni dulce, ni alegre; solo me salen movimientos automáticos de mis dedos sobre las letras, que aporean teclas sin sentido, y no conjugan nada. Mi enfado me lleva a la desesperación y esta a la frustración de que en este mundo de literatura no tengo lugar. Lo he intentado, pero no, no encajo en vuestra comunidad, nunca seré aceptado como uno más, ni siquiera cono escritor mediocre, mi desánimo me ha llevado ha escribir esta carta. Quizás no vuelva a ponerme en contacto con vosotros, ni sepáis más de mí, tan solo, algunos de vosotros leréis una esquela en el periódico. Para entonces ya será demasiado tarde, ya no estaré aquí, ni para leeros, ni para que me leáis.




Y en ese preciso momento, cuando estéis mirando la págin…

En la nieve Campo de Criptana.

EL CORAZÓN DEL SOLDADITO DE PLOMO Y LA BAILARINA.